Teléfono

(664) 687-4820 y (664) 687-4388

Email

info@oncavi.com.mx
Select Page

Mitos y Realidades en Cáncer de Mama

(Para cerrar bien informado el 2014).

El Cáncer es un padecimiento conocido desde hace muchísimos años, a lo largo de la historia, la palabra “cáncer” ha sufrido una serie de influencias que han hecho de la enfermedad un padecimiento estigmatizado, lleno de mitos y creencias de todos tipos.  En nuestra cultura y más aun con su mayor incidencia, es tema no solo de conversación sino a menudo también de  opiniones, todos tienen un punto de vista, una experiencia previa con un familiar o un amigo y con frecuencia se caemos en el error de creer que sabemos acerca de él o al menos tenemos una idea relativamente clara que nos faculta a opinar al respecto. Pero cuidado mucho cuidado,  dar una opinión a priori puede ser muy peligroso para quien está involucrado en este proceso y a menudo tiene una “nebulosa” en su cabeza.

Un diagnóstico de Cáncer de Mama causa incertidumbre, confusión, pena, temor, desesperación y a menudo atrae todo tipo de opiniones y consejos NO solicitados, no es extraño que la paciente con cáncer se sienta a “punto de perder el control”.  La mejor forma de recuperar la calma y el control de su vida, es informándola y ayudándola a tomar las mejores decisiones con datos precisos y transmitiéndole la seguridad que brinda un profesional ético y experimentado en el tema, Se precisa que la mujer tome en conjunto con su familia y su Oncólogo decisiones rápidas y adecuadas en un periodo de “crisis personal” por lo que la orientación profesional  debe darle las “herramientas” para una muy consciente y razonada toma de decisiones, ya que de la elección adecuada de las mismas puede depender sencillamente la posibilidad de curar y vivir o simplemente de no curarse y morir a consecuencia de ello.

Si bien las personas cercanas deben apoyar y es deseable que así suceda, no debieran externar opiniones tan a la “ligera”, ya que las opiniones de las amigas, conocidas, comadres  que suelen ser muy bien intencionadas, son frecuentemente erróneas y a veces francamente insensatas y hasta “descabelladas”.  Al respecto una cantidad cada vez mayor de pacientes acuden al Internet para buscar información y al respecto quiero llamar la atención a 2 hechos fundamentales: a) Casi cualquier persona puede publicar en la red y no necesariamente es información científicamente fidedigna b) Si así fuera, tenemos realmente  la capacidad de interpretar datos científicos que no son de nuestra área de competencia así lo diga el Dr. Google ?.

Nuestra idiosincrasia mexicana tan “sui generis”  hace que usualmente busquemos más allá de  la terapia convencional un remedio extra, un plus que pueda ayudarnos a salir bien librados del tratamiento del Cáncer o incluso que sustituya la terapia ortodoxa con Medicina Alternativa, hay que tener mucho cuidado con ello, hay muchas cosas que se “venden” como remedios para esta “terrible enfermedad” que simplemente carecen de fundamento y por supuesto NO funcionan y lo único que consiguen es retrasar aun más el tratamiento de los pacientes disminuyendo por supuesto sus posibilidades reales de curación, en el Cáncer “el tiempo es oro” y a veces por buscar remedios mágicos dejamos ir ese valioso tiempo y esto podría costarnos  incluso la vida misma.

En un intento de “des-mitificar” muchas de las cosas que se dicen en relación al Cáncer de Mama, y con la clara intención de bien informar evitando confusiones y pérdidas de tiempo, enumero algunos de los mitos más comunes y la realidad que priva para cada uno de ellos:

MITO:  El Cáncer es igual a muerte.

REALIDAD: Hoy día en el mundo una de cada 2 pacientes con Cáncer de Mama se cura, cuando este se diagnostica a tiempo (etapa I) más del 90% de las mujeres afectadas aspiran a una real y permanente curación de su padecimiento.

MITO: Una mujer que tiene familiares con Cáncer, tiene alto riesgo de tener Cáncer de Mama.

REALIDAD: 90-95% de las mujeres afectadas por Cáncer de Mama NO tienen antecedentes familiares de la enfermedad, el Cáncer es más a menudo una enfermedad esporádica, una enfermedad multifactorial y si bien la Genética o la Herencia tienen alguna intervención, definitivamente NO son las más frecuentes, ni las más importantes.

MITO: El Cáncer de Mama no ocurre en mujeres jóvenes.

REALIDAD: El Cáncer de Mama es más común en mujeres mayores de 50 años pero puede ocurrir antes, de hecho en México se anticipa (por razones desconocidas) una década en relación a los países anglo-sajones, es relativamente frecuente entre los 30 y los 50 años y ocasionalmente en mujeres aún más jóvenes.

MITO: Las mujeres con senos grandes corren más riesgo de padecer Cáncer de Mama.

REALIDAD: El tamaño de las glándulas mamarias no tiene ninguna relación con el riesgo, pero las mamas grandes son más difíciles de examinar.

MITO: La mama izquierda es más frecuentemente afectada por Cáncer que la derecha.

REALIDAD: Ambas mamas se ven afectadas por igual.

MITO: Amamantar a los hijos impide el desarrollo de Cáncer de Mama.

REALIDAD: Amamantar tiene muchas ventajas, pero reduce en poco el riesgo de Cáncer de Mama.

MITO: Si NO se toca un “bulto” en el seno NO puede ser Cáncer de Mama.

REALIDAD: Si bien el “bulto” en la Mama es el signo más común, en ocasiones no es palpable y si puede haber Cáncer.

MITO: La mayoría de los “bultos” en el seno indican Cáncer.

REALIDAD: La mayoría de los “bultos” en el seno NO indican Cáncer, hay diferentes enfermedades benignas que son mucho más frecuentes que el Cáncer de Mama y que se expresan como “bultos”, sin embargo un “bulto” siempre obliga a descartar que exista un Cáncer, pues es el signo más común de su presentación.

MITO: El “bulto” en el seno con Cáncer siempre es doloroso.

REALIDAD: Al revés, generalmente NO es doloroso, el Cáncer en sus inicios es usualmente asintomático, es decir es “silencioso”, cuando ha causado estragos o se ha diseminado a otros sitios, entonces sí, en la mayoría de las ocasiones si se asocia con dolor.

MITO: Hay que operar las enfermedades benignas de la Mama porque con el tiempo se transforman en Cáncer.

REALIDAD: La gran mayoría de las veces el Cáncer surge como tal y no va precedido de alguna enfermedad benigna de la Mama, salvo en contadas excepciones, la Cirugía para las enfermedades benignas de la Mama de hecho es una excepción, los Oncólogos tenemos tratamientos para ellas en la mayoría de los casos.

MITO: Los problemas de los senos son atendidos por el Ginecólogo y hay que acudir a consulta con él.

REALIDAD: Las glándulas mamarias NO SON un órgano ginecológico, de hecho en la formación académica convencional de un Ginecólogo, el tema de las enfermedades de la Mama si siquiera está contemplado, solo un pequeño porcentaje de ellos tienen un adiestramiento en el tema de las enfermedades de la mama (más del 50 por cierto), los “bultos”, nódulos, bolitas o masas de la mama, ya sean benignas o malignas deben ser atendidas por el Oncólogo y NO por el Ginecólogo.

MITO: El Cáncer NO se puede prevenir (este hasta algunos Médicos lo creen).

REALIDAD: Claro que el Cáncer de Mama se puede prevenir, dependiendo del tipo de Cáncer del que estemos hablando, pero hay diferentes acciones que podemos tomar para ello y esto va desde corregir hábitos alimenticios y de estilo de vida, hasta dar o evitar ciertos medicamentos o incluso realizar Cirugías predeterminadas en casos bien seleccionados.

MITO: Todos los Canceres son iguales, al final las pacientes recaen y no se puede hacer nada por ellas.

REALIDAD: Estudios de Patología e Inmunohistoquímica han demostrado que existen al menos 5 grupos de Cáncer de Mama con conductas biológicas muy diferentes, hoy día hay que tratar individualmente a cada mujer y los resultados son cada día mejores, las sobrevidas se extienden cada vez más en algunos de estos grupos y en muchos  casos la vida de muchas pacientes se puede salvar con los tratamientos actualmente disponibles, sin embargo también es cierto que para algunos casos esto todavía no es posible científicamente hablando, es decir aún hay algunos canceres incurables, además que en la practica el alto costo de estos medicamentos es inalcanzable para muchas pacientes e instituciones de salud.

MITO: El consumo de lácteos, de carnes y de azúcares se asocian con el riesgo de padecer Cáncer de Mama.

REALIDAD: No existen datos contundentes que demuestren que estos alimentos aumenten el riesgo de Cáncer de Mama, sin embargo el Sobrepeso y la Obesidad sin duda favorecen su presentación, se estima que entre 30% y 40% de los casos del padecimiento tienen relación con ello.

MITO: Las mujeres sin hijos y con historia de uso de anticonceptivos tienen más riesgo de padecer Cáncer de Mama.

REALIDAD: Diría que esto es parcialmente cierto, mujeres sin embarazos o con un primer parto después de los 30 años, así como el uso de anticonceptivos o terapia hormonal de remplazo después de la menopausia y por tiempo prolongado, tienen un incremento en la posibilidad de presentar ciertos tipos “hormonales” de Cánceres de Mama, sin embargo, el riesgo no está muy bien calculado y hay muchos casos de mujeres con embarazos y sin estos medicamentos que presentan Cáncer de Mama de estos mismos tipos “hormonales” de cáncer.

MITO: Una mujer que tuvo Cáncer de Mama no debe volver a embarazarse porque regresa su Cáncer.

REALIDAD: Un embarazo posterior podrá llevarse en muchos casos, sin embargo un riesgo adicional de recaída es inevitable con el embarazo y aun sin él.

MITO: La Mamografía es muy dolorosa y hacerla muy seguido produce Cáncer.

REALIDAD: La Mamografía realizada en forma adecuada NO es dolorosa, puede ser un poco molesta. Con los actuales equipos de Mastografía, los riesgos por radiación y generación de problemas a consecuencia de ellos son realmente muy bajos y no es factible que produzcan Cáncer de Mama.

MITO: La Mamografía detecta todos los Cánceres y por ello hay que hacerla frecuentemente.

REALIDAD: La Mamografía detecta muchos cánceres pequeños antes de que se puedan tocar, sin embargo tiene un índice de falsos positivos o falsos negativos, el índice es bajo pero existe, habrá que tener en cuenta la calidad del equipo y la experiencia del Radiólogo, por otro lado resulta innecesario realizar estudios de Mamografía con mayor frecuencia.  En México se recomiendan siempre después de los 40 años y en forma anual e incluso cada 2 años.

MITO: El Cáncer puede ser contagioso.

REALIDAD: No es posible contagiarse del Cáncer de nadie más.

MITO: Cualquier cosa que aparezca en tu seno u otra parte de tu cuerpo, es señal de que regreso tu Cáncer.

REALIDAD: Se pudo haber tenido Cáncer y tener cualquier otra enfermedad, esta puede o no estar asociada o no tener ninguna relación, simplemente habrá que estudiar adecuadamente el fenómeno actual y definirlo correctamente.

MITO: Cuando hay Cáncer no debe operarse porque la enfermedad se “poda y se riega” por todas partes.

REALIDAD: El Cáncer de Mama temprano (etapa I), o el Cáncer loco-regional (etapas II y III) después del tratamiento médico, tienen una clara indicación de Cirugía y esta no constituye ningún riesgo de diseminación, la condición es realizar una Cirugía adecuada en manos de un especialista en Cirugía Oncológica.

MITO: Cuando hay Cáncer es mejor quitar toda la Mama, es más seguro.

REALIDAD: La Cirugía conservadora de Mama como la Cuadrantectomía o Segmentectomía  es tan útil y efectiva como la extracción total (Mastectomía), siempre y cuando este indicada por el tamaño del tumor, la localización en la glándula y la naturaleza en sí de ese tipo de Cáncer en particular, es necesario estudiar muy bien cada caso antes de tomar decisiones, ya que una equivocación puede ser mortal para la paciente al mediano o largo plazo.

MITO: La reconstrucción de la Mama después de la Mastectomía, debe esperar 2 años o más.

REALIDAD: No hay razón para demorar la reconstrucción en la mayoría de los casos, de hecho es mejor la reconstrucción inmediata pues la paciente se somete a una sola cirugía y los resultados cosméticos suelen ser mejores, la implementación de la cirugía Oncoplástica ha mejorado considerablemente los resultados, sin embargo requiere de manos expertas y no todos los casos son candidatos, de hecho no todos los casos son candidatos para la reconstrucción en cualquiera de sus formas.

MITO: La Radiación quema y destruye la piel del seno, solo se usa en caso incurables.

REALIDAD: Suele producirse un “enrojecimiento” de la piel semejante a una quemadura solar de pequeña o hasta de mediana intensidad que se resolverá en algunas semanas, se usa en muchos casos, en formas diferentes y con distintos objetivos, incluso se utiliza excepcionalmente en casos incurables.

MITO: La Quimioterapia es peor que el Cáncer, no cura y solo produce dolor y sufrimiento.

REALIDAD: Si así fuera, la Quimioterapia simplemente no existiría, ya se hubiera prohibido, si bien tuvo hace muchos años una época donde los efectos adversos eran muy notables, esa época quedo atrás, debido a que los medicamentos actuales tienen una calidad muy diferente y debido también al hecho de que hoy se cuenta con “antídotos” que reducen o incluso eliminan en gran medida estos efectos adversos, la quimioterapia actual es bien tolerada en general y nunca es dolorosa.

MITO: La Quimioterapia no es curativa, es muy agresiva, tiene complicaciones y solo se usa en Cánceres avanzados.

REALIDAD: La Quimioterapia se usa hoy día en la mayoría de los cánceres tempranos, intermedios e incluso avanzados, y la razón está estrictamente relacionada a un claro beneficio en la sobrevida de un vasto grupo de mujeres en el mundo, de hecho la mejoría en la cifras totales de supervivencia y de períodos libres de la enfermedad se deben justamente a su uso racional por los Oncólogos Médicos, el uso por otros profesionales o fuera de las dosis recomendadas se relacionan con fallas y con efectos adversos no justificables en nuestros días, aun así las complicaciones o secuelas permanentes son inusuales.

La información y la educación adecuada es un seguro de vida por el que no hay que dar dinero, puede ser tuyo si así lo dispones.

Dr. Homero Fuentes de la Peña.
Especialista en Oncología Médica.
Presidente-Fundador de ProOncavi A.C.
Tel: 664 687 48 20
doctorhomerofuentes@live.com.mx